Conservaccion de Vias Terrestres

Es el mantenimiento y cuidado de las vías de comunicación terrestres por medio de:

a) Sellado de grietas aisladas en carpetas asfálticas:

Es la actividad necesaria para sellar grietas de hasta un centímetro de abertura que se manifiesten en forma aislada en carpetas asfálticas con el propósito de prevenir la entrada de cuerpos extraños y del agua proveniente de escurrimientos superficiales hacia las capas inferiores que integran las estructura del pavimento evitando así la consecuente pérdida de resistencia degradación o deterioro.

b) Bacheo superficial aislado:

Es aquella actividad que se realiza para reponer una porción de la carpeta asfáltica que presenta daños como oquedades por desprendimiento o desintegración inicial de los agregados en zonas localizadas y relativamente pequeñas cuando la base del pavimento se encuentra en condiciones estables y sin exceso de agua.

c) Bacheo profundo aislado:

Es aquella actividad que se realiza para reponer una porción de pavimento asfáltico que presenta daños como deformaciones y oquedades por desprendimiento o desintegración en zonas localizadas y relativamente pequeñas cuando las capas subyacentes del pavimento se encuentran en condiciones inestables o con exceso de agua.

d) Renivelaciones locales en pavimento asfáltico:

Es aquella actividad que se realiza sobre la superficie de una carpeta asfáltica para corregir deformaciones permanentes tales como roderas depresiones y corrugaciones con el propósito de restablecer las características geométricas de drenaje superficial seguridad y comodidad de la carretera.

e) Fresado de superficies de rodamiento asfáltico:

Es aquella actividad que se realiza con una fresadora (maquinaria pesada) para eliminar las deformaciones superficiales en carpetas asfálticas o para retirar capas de rodadura deterioradas a fin de mejorar las características de comodidad y fricción de la superficie de rodadura o para desplantar la nueva capa de rodadura.

Bulevares

La construcción de bulevares fue una de las innovaciones urbanísticas más espectaculares del S. XIX y el paso decisivo de la ciudad tradicional a la ciudad moderna.

Los nuevos bulevares se constituyeron en espacios de circulación de enormes cantidades de personas bordeados de pequeños negocios y tiendas de toda clase.

En ellos se disponen de pasos peatonales para cruzar más fácilmente las calles para separar el tráfico local del interurbano y para abrir rutas alternativas de paseo.